Reforma integral en Los Barreros (Cartagena)

¡Buenos días a todos! Hoy os enseñamos uno de nuestros últimos proyectos, una transformación completa de lo que era un diamante bruto.

Se trata de una obra integral, donde los colores pasteles juegan un diálogo con las luces indirectas y los materiales primarios: hormigones vistos en pilares, maderas revestidas en paredes… una combinación sutil y elegante, que engalana los amplios espacios luminosos derivados de la eliminación de divisiones y aprovechando cada espacio de la vivienda, dándole un sentido único y diferente.

La entrada a la vivienda, anteriormente se realizaba desde el pasillo. Ahora el acceso se produce hacia un espacio amplio y luminoso fruto de eliminación de división y que resulta un espacio integrado por cocina, salón y comedor.

Las luces indirectas del frontal y el pilar de la cocina, un pilar con materiales nobles, revestido sólo con hormigón, una encimera espaciosa para trabajar y donde se encuentra la zona de agua y que forma parte de la transición con el espacio del salón… en definitiva un espacio de revista y diseño pero a la vez práctico.
El suelo hidráulico rompe con la linealidad y neutralidad de la cocina, para crear un ambiente distinto en la zona de trabajo.

Las habitaciones en colores pasteles dan un ambiente acogedor y confortable.
El pasillo lejano de ser oscuro y sin encanto, es un espacio luminoso, blanco y agradable que es el distribuidor a las demás habitaciones desde el salón y se aprovecha para incorporar armarios empotrados, que parecen ocultarse a lo largo de este corredor.

El baño con suaves luces indirectas crean un estilo moderno, combinado con el revestimiento de madera de la ducha, que gana gran protagonismo contrastando con este entorno.